Dorondón con judías blancas con almejas y butifarra

     Estimados amigos de La Cuba de Baco, hoy comienza nuestra andadura en lo que a maridajes se refiere. Hemos creído que una forma interesante de empezar a degustar nuestros caldos selectos, y debido al tiempo que comienza, donde cada vez se hace más apetecible estar en casa al calor de un buena hoguera, es recomendaros un plato excelente por la combinación de sus ingredientes, acompañado por un vino que nos hace rememorar la estación calurosa que nos ha abandonado.
     Nuestra “indecente” proposición consiste en saborear y comer unas excelentes judías blancas con almejas y butifarra blanca remojadas por uno de nuestros vinos blancos más interesantes, el Dorondón, vino blanco de la Denominación de Origen de Cariñena, cien por cien Chardonay.
      Dorondón ye una boira tan frida que produce rosada (es una boira tan fría que produce una rosada o helada) y para romper esta helada que mejor que preparar unas magníficas judías blancas con almejas y butifarra… Por supuesto para saborear en plenitud el Dorondón, como su propio nombre indica, necesita estar siempre bien frío, por lo que os aconsejamos servir en su cubitera bien cargada de hielo.       Este plato es muy sencillo de preparar, y pensando en que hoy en día todos andamos con cierta escasez de tiempo; algunos, todo hay que decirlo, más que otros, resulta perfecto para no liarnos demasiado. Además nuestra filosofía gastronómica es aconsejaros platos fáciles de preparar. Bueno, me dejo de historias y pasamos al tema. Los ingredientes son los siguientes, para dos personas:
  • 3 dientes de ajo
  • Media cebolla
  • Un bote de judías blancas
  • 250 gramos de almejas
  • Aproximadamente unas 8 rodajas de butifarra blanca
  • Una chorradita de vino blanco, en este caso para conseguir un maridaje perfecto, utilizar el Dorondón.
      Una vez bien lavadas las almejas las ponemos al fuego en una cacerola tapada con un poco de agua para que con el calor se vayan abriendo. Por otro lado, ponemos agua a calentar a media potencia. Aproximadamente la cantidad de agua será de menos de la mitad del recipiente que vayamos a utilizar para cocinarlas. Echamos los dientes de ajo y la media cebolla, después sumamos la butifarra y esperamos a que rompa a hervir.
     Mientras tanto, abrimos nuestro bote de judías blancas y las lavamos en un escurridor hasta que suelten toda la espuma. Cuando empiece a hervir el agua con el ajo, la media cebolla y la butifurra, incorporamos las judías y volvemos a esperar hasta que empiece de nuevo a hervir. En ese momento echamos las almejas, que habremos retirado del fuego una vez que estén todas abiertas, y esperamos de nuevo a que vuelva a pasar lo mismo, hervir. Cuando esto ocurra, añadimos un poco de vino blanco. De nuevo nos toca esperar hasta que todo el alcohol se evapore y mientras tanto, si queréis, podéis incorporar al guiso una hoja de laurel o un poco de perejil. Recomiendo que sea solamente una de las dos especias. Por último, también podéis cortar una patata en trozos muy pequeños para que no le cueste tanto cocerse y/o echar un poco de arroz, eso os lo dejamos a vuestro gusto, depende si os gustan los guisos más o menos caldosos.
      Una vez que se evapore el alcohol del vino blanco, debéis esperar unos veinte minutos a fuego lento y ¡listo! Comprobad  que la patata o el arroz estén plenamente cocidos, si los habéis echado y a emplatar.
      En cuanto al vino, como os he comentado, servidlo siempre muy frío y, si es posible, durante la comida mantenerlo en una cubitera, sería perfecto. La sensación es la siguiente: después de saborear una cucharada tenéis que beber este vino blanco para notar los intensos toques de frutas tropicales a la vez que nos otorga un final refrescante.
      Desde La Cuba de Baco esperamos impacientes vuestros comentarios.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario