Paté de mejillones, bonito y queso con vino rosado Castillo de Monjardín

    Será por eso que la fiesta se conoce de víspera por lo que a catorce días para el inicio oficial de la primavera  parece que, por fin, este fin de semana vamos a tener unos días espectaculares. Da gusto ver los mapas de previsión del tiempo de nuestra espléndida península, hay sol por todas partes. En las horas centrales del día, como les gusta decir a los que hablan de esto del tiempo, en muchos lugares de España se van a superar los veinte grados.

    En este buen contexto climático, desde La Cuba de Baco les queremos sugerir la elaboración de una tapa casera para disfrutar con un buen rosado. La tapa en cuestión se puede llamar paté de mejillones, bonito y queso.  Su elaboración es facilísima. Ya se sabe que la calidad de la materia prima suele determinar el resultado final. Ustedes pueden decidir qué tipo de calidades utilizan. En esto, como en casi todo, siempre hay mucha oferta que suele depender del tiempo que se dispone para trabajar los ingredientes  y, por supuesto, del dinero que uno se quiera gastar. Nosotros les vamos a proponer unos ingredientes que se pueden conseguir a muy buen precio, en cualquier parte y con unas cualidades gastronómicas importantes.

    Compren, según la cantidad que quieran hacer, latas de mejillones en escabeche, latas de bonito en aceite de oliva, una caja de quesitos, unas olivas negras y un buen pan, el que más le guste. Pongan por cada lata de mejillones otra de bonito. La cantidad depende de cuánto paté quieran hacer. Para preparar cuatro tapas, si van a disfrutar de éstas con unos amigos, dos latas de mejillones y dos de bonito de ésas que se venden de tres en tres puede ser suficiente. Échenlas en un bol, con salsa y todo, y bátanlas con una batidora. Después añadan entre seis u ocho quesitos, dependiendo de la textura que quieran crear, más cremosa o menos, esto al gusto de ustedes y mézclenlos con el batido de mejillones y bonito que han conseguido anteriormente. Cuando todo quede bien mezclado, ya tienen el paté.

    Ahora cojan el pan que han comprado. Córtenlo de la forma que más les guste y tuéstenlo. Si no quieren tostar ustedes el pan, pueden comprar cualquiera de las abundantes ofertas de pan tostado para tapas que existen. Una vez realizadas las tostas, unten el paté sobre cada una de ellas de manera abundante, no escatimen producto, de forma que queden vistosas para su presentación. Ahora cojan las olivas negras y filetéenlas quitándoles el hueso. Pongan esos filetes de oliva sobre el paté de cada una de las tostas de la forma que ustedes quieran, siempre es aconsejable que intenten conseguir una bonita presencia. Para darle el toque final, en un vasito añadan un poco de aceite de oliva y espolvoreen pimienta negra, muy poca, para conseguir un toque de sabor. Con una cucharilla añadan un poco sobre cada tapa de paté, a modo de decoración. Con este proceso, ya tienen una tapa espectacular.

    Para subrayar el disfrute de la misma, les proponemos que la tomen junto a un buen rosado muy frío. En este caso les vamos a aconsejar uno que vendemos en nuestra tienda, el Castillo Monjardín Rosado Lágrima 2013 Vendimia Nocturna. Este es un vino con un coupage de uvas nada habitual para ser un rosado, cabernet sauvigon y tempranillo. Éstas se vendimian por la noche y de ellas se consigue el vino “de lágrima” por el método de sangrado de cada uva. El resultado final no les defraudará. Ustedes  degustarán un vino joven, fresco, de entrada fácil y muy agradable en boca, que en su postgusto final deja una sensación dulce, con un gran sabor a fruta. Sin duda, representa un complemento perfecto para subrayar uno de los buenos momentos de este fin de semana al calor de una buena compañía y de una agradable conversación.

     Esperamos que pase un buen fin de semana y si alguno de ustedes deciden seguir nuestra sugerencia le estaremos muy agradecidos que nos comenten su experiencia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario